No te detengas, camina… (La cuerda y la maza. Suso Ayestarán)

La cuerda y la maza es la nueva aventura editorial del Club Vasco de Camping. Es el tercer libro que publicamos en dos años, el primero fue la reedición, ampliada y con un añadido sobre la historia del Club, de la “Biografía sentimental del montañismo vasco”, de Antxon Iturriza; el segundo fue “Viaje a pie”, reedición también, en colaboración con Sua, del libro de Julio Villar, ampliado esta vez con su “Mar de nubes”. En esta ocasión le toca el turno a Suso Ayestarán, con unas memorias que recogen artículos ya publicados principalmente en Errimaia en sus distintas épocas, así como otros relatos inéditos, bajo el título de “La cuerda y la maza. Un montañismo que se fue. Pequeñas memorias de un montañero-escalador”. El libro supone el segundo número de los Monográficos Errimaia, después del de Iturriza, que estrenó esta colección con vocación de continuidad.

—Por favor, ¿el camino al cementerio? —pregunté a uno de los arrieros que trajinaba con sus mulos en uno de los cercados al aire libre.
—Un kilómetro más abajo —me contestó, indicándome una polvorienta senda.
Y hacia allí me dirigí. Era una tarde de verano austral, apacible, sin viento, salpicada, aquí y allá, de algodonosas nubes desplazándose suavemente por el añil del cielo. El paisaje, pardo y franciscano, teñido ahora de un ligero tono carmín por el sol del atardecer, invitaba a la reflexión y al recuerdo. 

“La cuerda y la maza” es un relato emocional que recorre las andanzas montañeras de Suso desde sus años de juventud hasta la actualidad. Suso es un autor sensible que, sin estridencias, consigue crear una atmósfera intimista que, lejos de la épica montañera o de la narración pretenciosa, consigue la complicidad del lector. Puede ser eso o puede ser que yo sienta una afinidad particular por su forma de entender estas cosas de la montaña, el caso es que la lectura de “La cuerda y la maza” me atrapa y me hace disfrutar de sus andanzas y paisajes como si fueran los míos. Me gusta la forma en la que escribe, me gusta el lenguaje que utiliza y me gusta el eco que sus palabras dejan tras la lectura de un capítulo, al cerrar el libro. Es cierto que es, en gran parte, un libro lleno de nostalgia, pero es la nostalgia de un hombre sereno, alguien que, más que añorar con tristeza lo perdido, recuerda con disfrute lo vivido.

El Suso de las primeras páginas es un joven con la ambición y la determinación de descubrir horizontes nuevos y lejanos que, poco a poco, va descubriendo en sus viajes otros horizontes más próximos, aquellos íntimos y personales fruto de la reflexión y de la observación. En el capítulo dedicado al cementerio de Puente del Inca el autor, tomándonos de la mano, nos acompaña a ese viaje hacia lugares que, ocultos tras las siluetas de lo inmediato, abarcan en realidad las más amplias extensiones, aquellas que dibujan nuestras ambiciones, nuestros miedos y nuestras miserias.

El Suso de los primeros años tiene el mérito de pertenecer a una generación pionera del montañismo vasco de dificultad, a la que testimonia desde las páginas de “La cuerda y la maza”, el de las últimas páginas tiene el mérito individual de mantener encendida, pasados los años, la llama de la pasión por la montaña y la escalada. He tenido el privilegio de escalar con ese Suso de 81 años y he podido comprobar que las limitaciones que le impone un cuerpo cansado, las supera con esa tenacidad que, probablemente, sea la misma que le empujaba en su juventud y que, intacta, sigue alimentando sus sueños montañeros.

Creo que alguien con la sensibilidad de Suso no nos puede hacer mejor regalo que un libro como “La cuerda y la maza”, donde desnuda sus sentimientos y nos invita a compartir su mirada, siempre embelesada, hacia las montañas, montañas de roca y nieve, pero también montañas tejidas de humanidad y de emociones.

El próximo jueves, 14 de diciembre, celebraremos la presentación del libro de Suso en la casa de cultura de Okendo. Allí estará él y estarán sus amigos, muchos de ellos protagonistas de las páginas de “La cuerda y la maza”. Hablaremos con él y sobre él y podréis haceros con un ejemplar del libro que, si así lo deseáis, Suso firmará gustoso.

¡Nos vemos el jueves!

IMG_20171126_113628

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Escaladas norteñas entre burros y gaviotas

vz6

Un comité de bienvenida especial recibe a nuestros amigos venidos de lejos junto a la puerta metálica que da acceso al bosque de Egino. Amablemente, posan junto a nosotros para las fotos y se dejan acariciar la crin esperando pacientes que dejemos la puerta abierta: debe de haber algo interesante al otro lado… Decepcionados, los tres asnos se vuelven y nos siguen a cierta distancia hasta perderse entre los viejos robles, como nosotros, caminando sobre la muelle hojarasca rodeados de ocres, amarillos y verdes pálidos a punto de apagarse. El día es frío, se siente el otoño y la paz del lugar, como siempre en Egino, invita a una escalada placentera que relaja el ánimo y despierta los sentidos. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Compañeros de cuerda

cc

Sin ellos no sería posible. Sencillamente. O sería todo mucho más complicado y seguro que más pobre. Las razones son diversas, como son diversas su forma de ser, su edad, sus intereses o la forma en la que distribuyen el material en su mochila. Hay muchas cosas que los hacen diferentes, aunque también tienen cosas en común… una de ellas soy yo. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Marieta y los huevos fritos

suso1bnvz

 

 

Y entré con el salero al comedor de Marieta


La bella, la traidora, estaba acabando el flan



Y yo allí con la sal como un gilipollas, madre

Y yo allí con la sal como un gilipo-o-o-llas.

(Javier Krahe)

 

 

 

Algo que se aprende con el paso del tiempo es el sentido oculto de algunas cosas, el valor relativo de los objetivos que perseguimos, muchas veces lejos de su valor material. Poco a poco, en función de nuestras experiencias, adjudicamos a objetos y vivencias un valor que resulta en una jerarquía personal diferente para cada cual. Así, lo aparente puede convertirse en un mero pretexto, en un trámite en la búsqueda de lo verdaderamente significante. A veces algo tan trivial como sentarse alrededor de una mesa para comer unos huevos fritos con jamón. El preámbulo para ello puede ser más o menos intrincado, más o menos sofisticado. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Batallitas

IMG_4003

Foto: Juancar Sanz

Vivir de los recuerdos no me sirve. El pasado no existe. Solo el presente me alimenta, sacude mis arterias y acelera mi corazón.

Solo valgo lo que valgo hoy, ahora, en este instante. Todo lo demás pertenece a alguien que quizá fui, pero ya no soy.

Por eso mis montañas se agrandan y empequeñecen acompañando a mi presente. Por eso mi mejor marca es siempre, siempre, la que puedo hacer hoy, la única que vale.

Los recuerdos, las batallitas, solo me sirven para entretener a los amigos a pie de vía, para charlar junto al fuego de un refugio, adornando la verdad mentira va, mentira viene.

Solo me sirve el presente y quizá, la ilusión de un futuro más o menos inmediato…

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“Mountain”, una experiencia sensorial.

El viernes tuve la suerte de ver “Mountain”, dentro de la sección Savage Cinema del Festival de Cine de San Sebastián. Una película ambiciosa y sorprendente, que se sale de la norma en el panorama del cine montañero. La lectura de las “Montañas de la mente” me dejó un magnífico sabor de boca hace un par de años y saber que Robert Macfarlane intervenía como guionista me motivaba a ver la película. Afortunadamente, un ángel de la guarda me consiguió una entrada que yo, en mi línea habitual de dejadez, había perdido la oportunidad de comprar. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Como un campo de fútbol

galvz3

La cima del Torreón de Los Galayos es uno de esos lugares emblemáticos de visita obligada dentro del panorama de la escalada peninsular. La sensación de encaramarse a su agudo filo es un caramelo delicioso que cualquier amante de lo vertical debería saborear. Consciente de ello, me hacía mucha ilusión la posibilidad de escalar en Los Galayos. Si además podía ser en compañía de nuestros amigos de Peñalara, perfectos conocedores del terreno, mucho mejor. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Ahora que eres una chova

Chovasvz

(Releyendo “Montañas de papel”, de Antxon Iturriza. Extracto de una conversación imposible entre Miriam García y Antxon)

Miriam, ¿qué serás de mayor?

“En la próxima reencarnación seré una chova.”

Venías y te volvías a ir, pero al marchar siempre quedaba hilvanada una mirada hacia atrás.

“Hay otra mujer, la del silencio, heroína de gestas sin honores ni grandezas. Y más valor se necesita para esperar con el rostro sereno, con su gesto ausente de madre que no llora.”

Te despediste de tu madre y volaste…

“Por fin me voy y ya no tengo nada, no me importa nada. Solo subir, subir y subir…”

Ahora que lo pienso, qué buena idea. Tiene que ser fácil para una chova subir a las montañas.

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Luces en la Gokyo

gl55vz2

Ayer participé de una experiencia única junto a un grupo de escaladores movilizados por el Club Vasco de Camping a través de Stig para hacer magia en la bocana del puerto de Pasajes. Inspirados en la foto de R. Bösch en el centenario de la primera ascensión al Cervino, la propuesta era iluminar con frontales la vía Gokyo al Faro de la Plata, que recorre la arista neta que, saliendo directamente del mar, llega hasta la misma cima donde se encuentra el Faro, cerrando la boca del puerto por el oeste. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

En los Campos Magnéticos

CM01

Inmóvil, como disecado, me observa atento desde el camino estrecho enmarcado por la hierba alta junto al alambrado que rodea una borda de pastor, a la orilla de la carretera. Sin embargo, su mirada, viva y escrutadora, no es la de un animal disecado. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario