Crónica irrelevante de un fin de semana

sf

Foto: Miren Muñoz

Ha sido un buen fin de semana, ayer estuve en San Fausto escalando y hoy he corrido la carrera del Instituto de Manu. Ambas actividades se complementan perfectamente con mi otra gran pasión… estar en casa tranquilamente: delante del ordenador, como ahora, leyendo un rato, cocinando o viendo una buena película del videoclub en la mejor compañía posible. Incluso he tenido tiempo de pasear un rato por la Ziklobia con mi madre e invitarle a un vermú en Astigarraga. Lo dicho, fin de semana de diez.

Estuve escalando en San Fausto con Carlos y Miren. Es la primera vez que escalamos juntos y nos arreglamos bien, fue un día casi perfecto. Lo del “casi” es por lo de siempre: San Fausto está al borde del colapso los fines de semana de buen tiempo en primavera. Pese a todo, según pasaban las horas se fue despejando de gente y al final volvimos con muy buen sabor de boca, que se confirmaba al comprobar los nubarrones que ennegrecían el cielo a partir de Irurzun, como en “Ocho apellidos vascos”, mientras nosotros tuvimos un día soleado a ratos, de los de escalar en manga corta.

Me gusta la escalada en San Fausto, esa caliza adherente, sus agarres pequeños y la multitud de opciones gestuales que ofrece en cada paso, a diferencia de escuelas como Santa Bárbara, por ejemplo, donde la secuencia de movimientos es siempre tan limitada: si te sales del guión, no haces el paso. En San Fausto cada problema ofrece varias soluciones posibles casi siempre.

Hoy Miren me ha enviado la foto que encabeza este post. En realidad, todo este rollo es para justificar el acto de narcisismo de enseñar la foto, una frivolidad que pocas veces me puedo permitir. Desde que empecé a ir al monte me ha gustado ir acompañado de mi cámara, sacar fotos ha sido un entretenimiento paralelo que ha enriquecido mi actividad montañera, pero eso tiene un precio. Quienes compartís afición conmigo me entenderéis perfectamente, cuando te conviertes en “el que hace las fotos”, todos los amigos tienen mogollón de fotos de cuando estuvimos en tal sitio, cuando hicimos tal monte, cuando nos pilló aquella tormenta, cuando… Menos tú. Al cabo de los años te das cuenta de que tú eres el que nunca estaba, el de la vanidad insatisfecha siempre. Así que la foto que me ha enviado Miren esta mañana me ha hecho mucha ilusión. ¡Gracias Miren! Y al resto de colegas: ya veis con qué poco se me contenta, después de tantos años, todavía no os habíais enterado.

Como digo, hoy he redondeado el fin de semana corriendo la carrera que el Instituto Peñaflorida ha organizado con motivo de su reinauguración. Siete kilómetros hasta Añorga Txiki y vuelta. Solo el hecho de poder correr ya es un puntazo para mí, me hace pensar que, si puedo seguir entrenando (llevo algo más de un mes corriendo regularmente otra vez), en unos meses me puedo plantear algunos objetivos ilusionantes. Hoy me ha dado pena no poder correr con Manu, he saludado a alguna de sus compañeras de clase que también han corrido la carrera… 28 días, en 28 días estará otra vez aquí. Después de 273 de ausencia solo queda un 10%. El año que viene intentaremos correr juntos.

lpEl resto del fin de semana ha estado además lleno de esas pequeñas cosas domésticas, para algunos aburridas, que a mí me hacen sentir bien: leer el periódico mientras desayuno con Idoia, tomar el aperitivo con mi madre en un bar de Astigarraga y salir fuera para encontrarme con el cocinero, que estaba tomando el aire, y descubrir que es Juan Mari Peña cuarenta años después, un amigo de la infancia al que no veía desde entonces. Ver que los tomates que Haritz e Inar plantaron hace dos semanas están “contentos”, como las acelgas, los lollos, las guindillas, las vainas, los fresones… saludar a Francis que patina en un grupo por la Ziklobia, ponerle con Josu las fijaciones a sus nuevos roller o sentarme aquí, delante del ordenador, a escribir un post en el que pueda encajar la foto de Miren. Una foto mía escalando ¡Increíble!

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Crónica irrelevante de un fin de semana

  1. Miren dijo:

    Me alegro que te haya gustado la foto Rafa…la verdad es que me lo pasé en grande, ya tenemos otro sitio más para poder seguir haciendo nuestros “pinitos” escalando…

    Mila esker!

  2. marilis dijo:

    ¡Qué buen fin de semana, eh! La combinación de desarrollar alguna pasión con las rutinas placenteras, serenas, tranquilas, sin prisa…es perfecta. Y si Manu vuelve tan pronto, sale el sol, así de simple, aunque llueva a mares!

  3. Joseba ugalde dijo:

    Aúpa Rafa,,,, no se como haces para subirte en san Fausto,,, eso mínimo es 6b no ???,saludos
    Joseba

    • Aupa Joseba. Casi. Es “La fábula de la raposa”, un 6a+ de Pikutxis, un sector que no conocía de vías fáciles. Hay más canto de lo que parece, es una vía de ir mirando, muy bonita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s