Árboles en la frontera

ar1bFatigados por las circunstancias cambiantes del terreno, a veces anegado, otras veces reseco durante semanas, sobreviven como pueden. En algunos la vida y la muerte comparten el mismo cuerpo, una rama desprovista y la otra repleta de hojas. La savia se retrae por los conductos resecos en la agonía, lenta e inexorable, a merced de los caprichos del caudal de agua. Las raíces no encuentran el anclaje seguro a su estructura. Un día la tempestad aliviará con el empuje de sus brazos poderosos la ingrata tarea de vivir. Como barcos naufragados, varados en la orilla, yacerán a la espera de que la podredumbre cierre el bucle recurrente de vida y muerte. Y el azar seguirá dictando su ley incontestable. Así es la vida en la frontera. Frágil y peligrosa.

(Árboles al borde del embalse de Yesa).

ar2

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Árboles en la frontera

  1. Miren dijo:

    Da gusto leer todo ésto…texto, fotografía…llega a lo más hondo…
    Gracias Rafa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s